Seguramente te ha pasado que quieres hacer un cambio en tu rutina, sabes lo que tienes que hacer… ¡Arrancas! pero por alguna razón, no logras ser constante más allá de un par de semanas o meses. Este para mí es uno de los problemas principales que le impiden a las personas tener la salud, carrera, relaciones y otras cosas que desean. El gran problema y obstáculo para crear estilos de vida saludables es que ¡Nos cuesta crear Hábitos!

Empecemos por definir el concepto. Un Hábito es una acción activada automáticamente en respuesta a un detonante asociado. Ejemplo: colocarse el cinturón de seguridad (acción) cuando entramos al carro (detonante). Cuando buscamos construir hábitos nuevos a veces fallamos en creer que la motivación es suficiente y que la fuerza de voluntad nos llevará a la meta. La realidad es que construir hábitos requiere más que motivación y fuerza de voluntad.

 

Tu camino para crear hábitos probablemente va ser diferente al de otras personas. De hecho puede variar para una misma persona, dependiendo del tipo de hábito. Lo cierto es que hay una serie de estrategias basadas en la ciencia de los hábitos, que son importantes para crear cualquier nuevo hábito.

 

Identifica la meta: ¿Qué quieres lograr con ese hábito?

Corregir un problema de salud, regresar a tu forma habitual, hablar un idioma nuevo, obtener un título, lanzar tu emprendimiento, etc. No se trata de crear hábitos por que sí, sino de hacerlo para llevar la vida que deseas. Aquí empieza todo.

 

Piensa por qué eso es importante para ti

Pregúntate si viene de ti realmente o viene de afuera (presión o expectativas de otros a tu alrededor). Cuando los hábitos están sustentados en motivaciones internas fuertes, es más fácil ejecutarlos; mientras que si no es algo con lo que realmente te identificas será mucho más difícil mantenerte constante. ¿En qué forma ese hábito mejorará tu vida?

 

Define cómo se ve ese hábito en ejecución

Cuál es la acción precisa a realizar, dónde, cuándo, por cuánto tiempo, con qué frecuencia. Esto es importante para tener medidas de éxito y tener certeza de si cumpliste o no. Hacer esto te permitirá crear espacio para tus hábitos en tu agenda y cumplir.

 

Define qué necesitas para cumplir

Sea conocimiento, herramientas, dinero, apoyo, o seguimiento de alguien, es posible que requieras algo más para dar los pasos necesarios. Ejemplos:  la elíptica para ejercitarte en casa, cuenta de ahorro (que no te permita retirar antes de tiempo), plan de alimentación personalizado, etc. ¿Qué te hizo falta la última vez que lo intentaste?

 

Identifica los posibles obstáculos que pueden aparecer

Estas situaciones siempre aparecen y sin embargo pocos se preparan para ellas. Reflexiona sobre lo que te ha pasado antes, así como otras situaciones que crees que podrían complicarte el camino. Luego planifica cómo las vas a manejar, para no tener que improvisar si llegan a ocurrir. Ejemplo: “si salgo tarde del trabajo, haré ejercicio en casa en lugar del gym”, “si no hay comida en casa, comeré en X lugar (saludable)”, “si el producto no se vende por aquí, lo promoveré en esta otra forma”. La idea es tener un plan B listo para ejecutar.

 

Comprométete con el proceso 

Ahora que sabes lo que implica el proceso de crear ese nuevo hábito, tendrás expectativas más reales y prioridades claras. Visualiza lo que descubriste en los puntos anteriores, y con esa pantalla completa, haz el compromiso en firme.

 

ACTÚA

De nada vale tener un plan súper detallado, si no lo pones en acción. Actúa sin demora, en forma consciente y constante; aun cuando el camino no sea perfecto (nunca lo será).

 

Celebra las victorias y sacúdete los resbalones

Está demostrado que pasar mucho tiempo lamentándote cuando incumples con un hábito solo contribuye a bajar tu motivación y aumentar la probabilidad de que abandones el hábito. También está demostrado que celebrar tus avances o hitos durante el proceso, refuerza tu determinación, disciplina y autoestima. ¿Terminaste el diplomado? ¡Celebra!, ¿Bajaste 1 talla? ¡Celebra!, ¿Comiste más azúcar de lo que debías? averigua qué te hizo hacerlo y retoma el día siguiente (no lo uses de excusa para seguir).

 

Como ves, si buscas hacer cambios significativos en tus hábitos, para alcanzar tu estilo de vida deseado, debes conocerte a ti misma(o). En otro artículo te comento sobre las etapas del cambio y la importancia de saber en cuál estás para poder avanzar. Este blog es una guía para lograr esos cambios que buscas convertir en Hábitos sostenibles.